Para la Gaby
 

Para la Gaby.
Yo no creo en ti
sino desde tus alas nuevas.
Viniste bajo el ala de una noche
y al llegar ya eras partida.
Eras la estela de una imagen en el espejo.
Vienes viniendo todo el tiempo,
tú la siempre partida.
Ahora que faltas, no duermas.
Los que nunca giramos por sobre nuestro hombro,
los que nos enamoramos de tu sonrisa
te queremos maternísima novia de los fusiles.
No duermas nunca
ni partida ni llegada
no duermas, tú que estas.