Literatura
La literatura puede ser sospechada de ser una disciplina que ha perdido la gran capacidad constituyente que en el pasado supo tener. No debería el artista proceder por lealtad a una disciplina sino por lealtad a la vida y el modo en que ésta mejor pueda ser servida por la disciplina y, respetando la capacidad y la ancilaridad de cada una, servirse de ellas según el propósito. Deberse a una disciplina más allá de la coyuntura que las legitime o no, más se parece a la devoción del arqueólogo, el coleccionista o el historiador a aquella práctica que le desvela en si misma que no a la actitud que debería tener el artista, que debe enfocarla en algo superior a la disciplina, por ejemplo la Vida. Con todo, la literatura continúa siendo una disciplina que al día de hoy logra cristalizar y contener parte de la energía social de un modo que otras aún no pueden y tiene, en sí misma, muchas aguas que aportar en su convergencia con otras actividades. En esta sección, los ejercicios literarios de Hasta Trilce.