Filmoteca en Vivo! Abril
Reservar
Martes 20:00 hs.
Martes 22:00 hs.
Entrada: $90
2: x160
SINOPSIS

Martes 16
 

20hs. 25 WATTS (Uruguay-2001) de Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll, c/Daniel Hendler, Jorge Temponi, Alfonso Tort, Valentín Rivero, Walter Reyno. 92'.
Un sábado cualquiera, siete de la mañana, todavía despiertos tres amigos que no tienen nada que hacer, por las calles, bebiendo cerveza. A ninguno de ellos le ocurren grandes cosas: algún examen próximo, el presunto enamoramiento por una profesora, un vecino con un perro, un trabajo poco seductor, una novia que se va. Aparentemente, una historia de boludos montevideanos, como las ha habido de boludos porteños. Pero la película, a diferencia de otras con temas parecidos, es todo menos boluda. Con cierta parsimonia, los directores colocan toques de humor que son un comentario sobre los personajes y sus historias sin salida ni futuro. Es una forma de vida, un film que corresponde a esa vida y es, sobre todo, un cuadro propio y entrañablemente montevideano, juvenil, donde la tranquilidad y la calma aparentes dejan espacio a mucho talento y a una inventiva sutil, nada ostentosa. En eso, también, el film es muy uruguayo. 

22hs. PIZZA, BIRRA, FASO (Argentina, 1997) de A. Caetano y Bruno Stagnaro, c/Héctor Anglada, Jorge Sesán, Pamela Jordán, Alejandro Pous. 80’. 
Después del primer destello que habían sido dos años antes las Historias breves (donde hubo cortos de Stagnaro y Caetano), este film demostró de manera irrefutable la existencia de una nueva generación que era capaz de lograr lo que ya no lograban sus mayores: un film enteramente verosímil, representativo de una generación joven, realizado con pericia técnica, bajo costo y vuelo artístico propio, que además fue capaz de convertirse en un éxito de taquilla. Todo ello con muy pocos precedentes visibles y en pleno menemismo, cuando el Instituto de Cine no era un aliado sino un antagonista. Fue la primera gran obra del llamado Nuevo Cine Argentino y se verá en copia nueva de 35mm.

 

 

Martes 23

20hs. AMOR SIN BARRERAS  (West Side Story, EUA-1961) de Robert Wise y Jerome Robbins, c/Natalie Wood, George Chakiris, Richard Beymer, Russ Tamblyn, Rita Moreno, Simon Oakland, Ned Glass, William Bramley, John Astin. 150'.Clásica adaptación cinematográfica del musical de Laurents, Bernstein y Sondheim, puesta en escena a cuatro manos por Robert Wise y Jerome Robbins, que había sido el coreógrafo de la obra original. Pese a los años transcurridos, sus temas principales -la xenofobia, el machismo, la violencia urbana- siguen tan relevantes como en 1961. La copia es original del estreno argentino y ha conocido épocas mucho mejores pero nos atrevemos a pasarla por un dato esencial: su maravilloso Technicolor.

 

Martes 30 

20hs. ROCK DE LA CÁRCEL (Jailhouse Rock, EEUU-1957) de Richard Thorpe, c/Elvis Presley, Judy Tyler, Vaughn Taylor, Dean Jones. 96'. 
No fue la primera película de Elvis, pero sí la que estableció una imagen de joven violento y pendenciero que tuvo su impacto, aunque no se prolongó después en otros films que prefirieron pasteurizar ese personaje. En cambio, en El rock de la cárcel el Rey mata a trompadas a un señor, va preso, maltrata chicas y mantiene una actitud persistentemente desagradable hasta la necesaria redención final. Atento al público femenino, el realizador aprovecha cualquier excusa para dejar a Elvis sin camisa. Se supone que el número principal del film fue concebido y coreografiado por el ídolo.

22hs. PAJARITO GÓMEZ (Argentina, 1965), de Rodolfo Kuhn, c/Héctor Pellegrini, María Cristina Laurenz, Lautaro Murúa, Nelly Beltrán, Maurice Jouvet, Alberto Fernández de Rosa, Beatriz Matar, Federico Luppi. 83’. 
Luego de realizar dos largometrajes emblemáticos de la llamada Generación del 60 (Los jóvenes viejos y Los inconstantes), el director argentino Rodolfo Kuhn (1934-1987) conoció al poeta Francisco “Paco” Urondo y al humorista Carlos Peralta (uno de los creadores de la revista Tía Vicenta) y escribió con ellos Pajarito Gómez, el primer film argentino que se atrevió a atacar directamente a la sociedad de consumo. El catalizador fue la figura de un cantante “nuevaolero” modelado sin disimulos sobre Palito Ortega, que en 1965 se encontraba en el apogeo de su fama. Todos los recursos formales del film están puestos en función de la sátira, que empieza con el joven cantante y el negocio que lo sostiene, pero se extiende hacia los medios masivos de comunicación: las revistas, las fotonovelas, la radio y sobre todo la TV, medio que Kuhn conocía a fondo y sobre el que ironizaba desde su primer film. El relato rompe con la forma narrativa convencional y acumula episodios sobre la vida cotidiana del ídolo y su entorno, adoptando la forma específica de cada medio de comunicación. Parte esencial de la eficacia del film es la precisión y agudeza con que los músicos Oscar y Jorge López Ruiz imitaron el tipo de canciones pop del período. La escena final, que oscila entre el surrealismo y la desesperación, se cuenta entre las más conmovedoras de la historia del cine argentino.
 
 
 
 
 


FICHA TÉCNICA