Filmoteca en Vivo! Febrero
Martes 20:00 hs.
Martes 22:00 hs.
Entrada: $90
2: x160
SINOPSIS

FEBRERO

 


5 – EL CINE Y LOS MEDIOS MASIVOS DE ALIENACIÓN

19:30hs. PODER QUE MATA (EUA-1976) de Sidney Lumet, c/William Holden, Faye Dunaway, Peter Finch, Robert Duvall. 121’.

El histórico periodista de un noticiero anuncia que se pegará un tiro al aire, tiene un éxito inesperado y se transforma en un predicador mediático imprevisible. Basada en un libreto de Paddy Chayefsky, este clásico tiene una aterradora vigencia en su representación de los productores de información como mercenarios sin escrúpulos. Copia nueva.

22hs. LA MUERTE EN DIRECTO (La mort en direct, Francia / Alemania-1980) de Bertrand Tavernier, c/ Romy Schneider, Harvey Keitel, Harry Dean Stanton, Thérèse Liotard, Max von Sydow, Caroline Langrishe, William Russell, Vadim Glowna, Eva Maria Meineke, Bernhard Wicki, Robbie Coltrane. 130’.

Décadas antes de TRUMAN SHOW, Tavernier realizó esta obra maestra, situada en un futuro próximo, en el que quienes manejan los medios masivos procuran lograr el reality definitivo: la agonía de una persona. Muy cerca del tono siniestro de las profecías sociológicas de Alain Jessua, la mirada que el film propone sobre el uso de la tecnología hace que la serie Black Mirror parezca un cuento de Landiscina.

 


12 – DENEUVE TRAUMATIZADA

20hs. TRISTANA (España / Francia / Italia-1970) de Luis Buñuel, c/ Catherine Deneuve, Fernando Rey, Franco Nero, Lola Gaos, Antonio Casas, Jesús Fernández, Vicente Soler. 95’.

El mundo buñueliano, particularmente en Tristana, gusta de tensar cierta ética social, cierta moral burguesa, y establecer el morbo sexual reprimido en una relación planteada como “padre e hija”. La vida de provincia, el machismo, el erotismo, el fetichismo y la religión son líneas vivas que atraviesan la película. Con una atmósfera decididamente hispana, con aires sutiles sobre acontecimientos groseros, con un atrevido carácter múltiple y carnal, Tristana es una de las grandes obras maestras del director. Fragmento de un texto de Marcos Vieytes.

22hs. REPULSIÓN (Repulsion, Gran Bretaña, 1965) de Roman Polanski, c/Catherine Deneuve, Ian Hendry, Ivonne Furneaux. 105’.

El primer film de Polanski fuera de Polonia se inició como un trabajo por encargo para una productora inglesa de clase B, y terminó como una de las obras más inquietantes del cine, una indagación de la locura donde todo comentario se suprime. El deterioro mental de la protagonista no es interpretado sino descripto, con un virtuosismo formal que incluye diversos quiebres y fisuras, manos que salen de las paredes y habitaciones que cambian de tamaño. Polanski no se aparta nunca de la mirada de su protagonista, replegada hacia un interior abismal, y esos fugaces extremos imaginarios se confunden pronto con situaciones reales. Para entonces da lo mismo: la protagonista castigará toda perturbación del “aire sagrado en que se respira la demencia”. Fragmento de un texto de Álvaro Buela.

 


19 – EL JOVEN SCORSESE

20hs. ¿QUIÉN GOLPEA A MI PUERTA (Who’s That Knocking at My Door?, EUA, 1968) de Martin Scorsese, c/Harvey Keitel, Anne Collette, Leonard Kuras. 90’.

Tras realizar algunos cortometrajes, Scorsese volcó en su primer largo casi todas sus constantes futuras: la represión católica, la estrecha relación entre sexo, violencia y religión, la cinefilia (que a esta altura era más europea que norteamericana), el suburbio, la desenfrenada imaginación formal. Incluso algunos colaboradores, como Harvey Keitel y la montajista Thelma Schoonmaker, iniciaron aquí su larga asociación con el director. En Argentina se estrenó con varios años de atraso, tras la repercusión local de films como Taxi Driver.

22hs. PASAJEROS PROFESIONALES (Boxcar Bertha, EUA-1963) de Martin Scorsese, c/Barbara Hershey, David Carradine, Barry Primus, John Carradine. 92’.

 

 

 

La Bertha del título original es auténtica y su carrera criminal fue una de las tantas que se hicieron legendarias en Norteamérica durante los años de la depresión económica. No fue, por cierto, la pertinencia social del tema lo que llevó al productor Roger Corman a financiar este primer trabajo profesional de Scorsese (luego de su debut independiente con ¿Quién golpea a mi puerta?), sino la semejanza del asunto con la historia de Bonnie & Clyde, llevada al cine en 1967 por Arthur Penn, con gran éxito de taquilla. Lo que más atrajo a Scorsese del librero era el final, donde un personaje muere literalmente crucificado en el vagón de un tren de carga. En un período en que el realizador vivía asaltado por imágenes religiosas, esa escena le ofreció la posibilidad de una primera catarsis personal.

 


26 – BELLOCCHIO Y LA FAMILIA

20hs. LOS PUÑOS EN LOS BOLSILLOS (Italia, 1965) de Marco Bellocchio, c/Lou Castel, Paola Pitagora, Mariano Masé, Liliana Gerace, Stefania Trogio. 105’.

Augusto quiere ser feliz y está por casarse, pero tiene un problema: su familia. Si Antonioni y Fellini habían abordado ya en sus películas el tema de la decadencia de la burguesía italiana, Bellocchio decidió ir más lejos y mostrarla en avanzado estado de putrefacción. “Los puños en los bolsillos” fue su primer largometraje y se mantiene como una obra de tremenda violencia emotiva. Bellocchio logra una intensidad análoga a la del buen cine de horror, recurso pertinente ya que todos sus protagonistas poseen o adquieren características que se vuelven monstruosas en el entorno que comparten. Aunque se lo conoce mal, el film fue una de las mejores óperas primas de la década, y además anticipó temas y preocupaciones de una filmografía que nunca se apartó de la denuncia sociopolítica formulada siempre desde las conductas íntimas de sus personajes.

22hs. LA NODRIZA (La balia, Italia-1999) de Marco Bellocchio, c/

La llegada como nodriza de Annetta (la debutante Maya Sansa), una campesina analfabeta, provoca una silenciosa catarsis en la familia Mori. A la manera de un cine italiano que ya se creía perdido, Bellocchio articula un discurso en el que se van enhebrando distintos niveles de análisis: psicológico, político, social. La locura latente que se anida en la normalidad ha sido siempre una constante en el cine de Bellocchio y aquí encuentra una vez más una magnífica expresión, con esos planos secuencia que van describiendo la crisis de sustitución que atraviesa el palazzo Mori. Esa sustitución es también política y social, con la clase trabajadora y el campesinado ocupando espacios antes exclusivos de la gran burguesía. Fragmento de un texto de Luciano Monteagudo.

FICHA TÉCNICA