La segunda práctica
La controversia entre Artusi y Monteverdi en tiempos fundantes del barroco dejó una frase que Hasta Trilce retoma, con alguna arbitrariedad, con fe en ciertos paralelismos y sin ninguna inocencia, para titular uno de sus ámbitos o departamentos. La frase fue usada en tiempos de transición entre dos modos de ver el mundo y de concebir el quehacer artístico, tiempos en los que coexistieron formas “antiguas” y formas “modernas”, un modo oficial y otro no oficial que postreramente lo desplazaría. Mientras sucedía tal, se había hecho necesario el manejo de dos lenguajes y dos prácticas, sin que signifique hipocresía sino estrategia, pragmatismo bien entendido. Bajo la etiqueta de “La segunda práctica”, y utilizando el vehículo que más convenga (el ensayo, la novela, el cuento, el artículo, el testimonio) H.T. pretende la conformación de, como anuncia su declaración de objetivos, una “colección de literaturas, filosofías, metafísicas y miscelaneidades para la generación espontánea de una estirpe de artistas constituyentes de mundo en el seno de la postrera posmodernidad latinoamericana, y aportes para la conformación de una burguesía nacional Nuestroamericana. Visión histórica, fundamentación, arenga, doctrina, manual de práctica y ensayística concerniente al tratamiento y desarrollo.”
La segunda práctica. nro 1
Otros